9 de septiembre
Viernes XXII

Salmo 15 El Señor es el lote de mi heredad

En intimidad profunda contigo, Señor, voy diciendo en silencio este salmo, que me adentra en ti: Protégeme, Dios mío, que me refugio en Ti; yo digo al Señor tú eres mi bien. El Señor es el lote de mi heredad y mi copa, mi suerte está en tu mano, me ha tocado un lote hermoso, me encanta mi heredad. Me enseñarás el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia, de alegría perpetua a tu derecha.

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Tú”

  1. En mi insolencia te fijaste, en mi desprecio por tu palabra. No lo merecía, pero me miraste y al verte a través de la bruma me rendí a tu presencia.

  2. ¡¡Qué herencia más completa nos has dejado Señor!!
    No necesito nada más, me llenas con el bien , con la sabiduría,es más mi vida está en tus manos, Tú me conduces, no permitas que me desvíe del camino para gozar de tu presencia.

  3. Y yo que me pierdo en mis miedos, en la bruma pesada de la noche, olvido que Tú, estás conmigo, que eres mi camino, mi estrella, mi única verdad.
    Perdóname por mi torpeza y mi ceguera y no me dejes jamas de sujetarme y recordarme que eres el único tesoro, mi única heredad.
    Sejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *