Transmisión

3 de mayo
Felipe y Santiago apóstoles,

I Cor 15, 1-8 Lo que yo os transmití, tal como lo había recibido, fue esto

Que Cristo murió y resucitó por amor nuestro. Y para que no vivíamos para nosotros mismos, sino para él, que por nosotros murió y resucitó, envió al Espíritu Santo, como primicia para los creyentes, llevando a la plenitud su obra en el mundo. Una cadena ininterrumpida de transmisión en la entraña de María, desde Felipe y Santiago, apóstoles, hasta hoy. Una cadena que cada uno tiene que continuar hoy. Centrarnos en ti, desde tu amor, por amor.

05.03

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Transmisión”

  1. ¡Quiero seguir unida a ésta cadena!
    Yo recibí el Mensaje, soy responsable con mi vida y con mi oración, de dar testimonio.
    Que siempre me guie el Espíritu, es mi gran deseo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *