Transfigurado

24 de febrero
II domingo de cuaresma

Lc 9, 28-36 Subió a lo alto de la montaña para orar

Es en la montaña donde te transfiguras. En el lugar del encuentro, de la epifanía; en lo alto, en un lugar apartado. Ahí subes, a la montaña, para orar. En una actitud de intimidad con el padre, en soledad sonora, abierto tu ser a la presencia amorosa, a la luz que recrea, a la manifestación de la divinidad que ocurre sin saber bien cómo, que transforma. Así nos llamas a contemplarte, en lo alto de la montaña, en oración, para ser transfigurados en ti, en la luz de tu verdad.

02.24

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Transfigurado”

  1. Tú siendo Dios, nos enseñas la necesidad de la oración, tranquila, sosegada.
    ¡¡Ayúdame Jesús, a valorar y profundizar más los momentos de mi oración diaria!!

  2. ¿Qué contar cuando todo lo invades?
    ¿cómo describir lo evidente: que el sol sale cada mañana, que los campos viven y dan su fruto, que el viento se mece en tu mirada?
    Callar es la mejor palabra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *