Tomad ésto

23 de mayo
Jesucristo Sumo y eterno sacerdote

Lc 22, 14-20 Tomad esto

Tú me lo das, a ti vuelvo. Con una mano tomo tu Cuerpo, con la otra mano tomo tu Sangre. Queda suspendido el entendimiento y me haces misterio en tu misterio, tiempo sin tiempo en tu entrega, puro don. Vuelvo a ser lo que ya soy, ser en ti, olvidado de todo lo que no sea tu cuerpo y tu sangre, que habitan en mí. Olvidado de ser. Tu cuerpo y tu sangre me conducen hasta tu morada, hasta la Jerusalén celestial, donde tú y el Padre, en el Espíritu Santo, sois uno para mi adoración callada. Unido a tu sacerdocio, en intimidad fecunda, muerto ya en tu vida.

05.23

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Tomad ésto”

  1. Mi corazón es tu sangre
    tu carne es mi cuerpo
    espíritu que danza
    y retoza por el Dios vivo

  2. Tomad esto… Nos dejaste tu regalo, tu cuerpo que se entrega hasta la cruz, el pan que alimenta el alma, tu sangre que derrama amor, el vino que anima la vida.
    El misterio de tu vida y de tu muerte, la salvación que nos brindas, el alimento que nos sacia y nos anima a seguirte, a amarte, a amar a los demás hasta la muerte. No hay amor más grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *