Todo lo puedo

8 de noviembre
Sábado XXXI
Fil 4, 10-19 Todo lo puedo en aquél que me conforta

Es evidente que tú eres, Señor, el que confortas a Pablo. Por eso sabe vivir en pobreza y abundancia. Por eso está entrenado para todo y en todo: la hartura y el hambre, la abundancia y la privación. El centro en Ti. La razón y la sin razón en Ti. La piedra angular de la existencia, Tú. El gozo de creer en Ti, de confiar en Ti, de saberse amado por Ti, tan gratuitamente, es la fortaleza. Que conforta y permite vivir la vida con otra perspectiva. Desde Tu ser entregado para que tenga vida. Sea la que sea.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *