Timoteo y Tito

26 de enero
San Timoteo y Tito

2 Tm 1, 1-8 Toma parte en los duros trabajos del evangelio, según la fuerza de Dios

Pablo nos invita a participar de la labor evangelizadora, al igual que hicieron Timoteo y Tito. Labor evangelizadora que es calificada como duros trabajos. Evangelizar no es algo banal, ni se trata de un juego en el que más o menos tenemos que esforzarnos o demostrar pericias. Evangelizar es participar en la dinámica de salvación de Dios, y hacerlo al igual que Jesús: dando la vida, entregándola hasta el último suspiro. Y eso solo se puede hacer según la fuerza de Dios.

126.jpg

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Timoteo y Tito”

  1. La fuerza de Dios es mi fuerza. Siento su presencia en mi y yo quiero estar en El. Mi vida por tanto, le pertenece. Darla por seguirle es un honor y todo trabajo dedicado a El, no es trabajo, es entrega gozosa.
    Gracias por “Dime una Palabra”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *