Testigos

3 de abril
Jueves II de Pascua
Hechos 5, 27-33 Testigos de esto somos nosotros

Testigos tuyos, Señor; testigos de tu muerte y tu resurrección; testigos de tu Palabra, testigos de tu verdad, testigos de tu vida. testigos tuyos en medio de nuestro mundo, en las circunstancias concretas que a cada uno nos han tocado vivir. Testigos en medio de la ciudad, en el campo, en el mar, en la montaña, entre los hombres y mujeres que no te conocen  o que, habiendo oído hablar de ti, viven como si no te conocieran o te ignoran. Testigos que no pueden dejar de dar el testimonio de tu vida y tu amor ofrecido.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Testigos”

  1. Así que si somos testigos no podemos quedar impasibles. Ojos que ven, corazón que siente. Estamos tan acostumbrados a dejar pasar las cosas que nos rodean, dejamos pasar la humillación y seguimos, dejamos pasar la alegría y la belleza y seguimos, dejamos pasar la injuria y seguimos. La saturación a la que nos tienen sometidos puede hacernos dudar de qué somos testigos. Ser testigo es una decisión. “Es nuestro deber obedecer a Dios antes que a los hombres.” A veces nos cuesta tanto distinguir qué es de Dios y qué de los hombres. Solo eso es suficiente testimonio, poder señalar. Eso es de Dios.

  2. Los que hemos sido testigos de la muerte y resurrección de Jesús. Los que hemos esuchado su Palabra, le hemos visto colgado de una cruz para luego aparecer vivo en medio de nosotros para desearnos su paz y para enviarnos a ser sus testigos, no podemos quedarnos sentados mirando al cielo, tenemos que dar testimonio de todo lo que hemos visto y oído.
    Con nuestra palabra, nuestra sonrisa, nuestra compañía, nuestra ayuda, nuestro amor… debemos de ir por la calle diciendo que Jesús resucitado vive en nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *