facebook twiter

Tesoro I

27 de julio
XVII Domingo

Rm 8, 28-30 A los que aman a Dios todo les sirve para el bien

Te amo, Señor, tú eres mi fortaleza, por eso no tiemblo aunque tiemble, por eso el cielo sigue azul, o cubierto, lleno de luz en la noche. Te amo, Señor, y todo es bien en tus manos, tú transformas el desierto en un manantial, sin que bien sepa cómo. Te amo, Señor, por ti vendo todo lo que tengo, por tu tesoro escondido en mi, por tu perla preciosa engarzada en las entrañas de mi ser. No te pido ni vida larga, ni riquezas, ni poder sobre mis adversarios, sino la sabiduría que procede de ti, que me hace ver que a los que te amamos todo sirve para el bien.

07.27

Deja tu comentario ››

Este mensaje fue publicado el 27 Julio 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 3186 visitante(s)

No hay comentarios »

Todavía no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .