Soltar la lengua

23 de diciembre
Feria de Adviento
Lc 1, 57-66 Inmediatamente se le soltó la lengua y empezó a hablar bendiciendo a Dios

Suelta mi lengua, Señor, para ti. Haz silencio en mi boca para que pueda narrar las maravillas de tu amor. Enmudece mi corazón de otros afectos para poder alabar y bendecir tu nombre, porque tú solo eres grande, porque ¿qué soy yo para que te acuerdes de mí, qué las demás criaturas para que pienses en ellas? Como un soplo que pasa, como una ayer que pasó…Y sin embargo has puesto tu tienda entre nosotros y nos has ofrecido tu salvación. Gracias, Señor.

1223.jpg

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *