Sitio tranquilo

4 de febrero
Sábado IV

Mc 6, 30-34 Venid vosotros solos a un sitio tranquilo

Tiempo solo para ti, tiempo para estar solo contigo, tiempo abundante cada día de intimidad y unión inexplicable en medio de los ajetreos idas y venidas, en medio de una vorágine que continuamente ofrece vías de escape al ser profundo. Tiempo gratuito que tú me ofreces, dispuesto siempre a que acuda a ti y en ti descanse mi vida, aunque yo no sepa bien como.Sitio tranquilo.

 

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Sitio tranquilo”

  1. Orando en silencio, sin palabras, sin ideas, sin conceptos es como nos sentimos más cerca de ti llegando a comprender, como decía Monseñor Romero, que Dios no empequeñece al hombre, pero para el hombre es bueno empequeñecerse ante Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *