Sin reposo

1 de julio
Domingo XIII

Lc 9, 51-62  El Hijo de Dios no tiene donde reclinar la cabeza

Y sin embargo las zorras tienen madriguera y los pájaros nido. Esa es la diferencia, que quieres hacer palpable, Señor, cuando poner delante de nuestros ojos lo que supone seguirte. Despojarnos de todo, renunciar a cualquier seguridad, no tener ni un lugar donde reclinar la cabeza. Me queda tu pecho, Señor, para reposar en él y que se convierta en mi descanso.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Sin reposo”

  1. Tal vez, para seguir a Jesús sea necesario ir sin peso, sin bultos inútiles, sin rémoras que te hagan caminar despacio y hasta pararte.
    Señor, Tú nos exiges que te sigamos y yo quiero seguirte en la pobreza, en el desprendimiento, en la entrega. Seguirte con la seguridad de no mirar atrás para ver si me dejo algo.
    Ayúdame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *