Sin límites

10 de abril
Miércoles II de Pascua

Jn 3, 16-21 Tanto amó Dios al mundo

Que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Es todo una cuestión de amor. De amor, humildad y servicio. De entrega aceptada en tus manos. De obediencia y donación. Hazme entrar, Señor, en la dinámica de tu amor infinito.

04.10

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Sin límites”

  1. No me dejes descansar hasta que sea dócil a tu presencia
    hasta que tu boca llene la mía de palabras de esperanza
    hasta que la vida se me escape buscándote cada amanecer
    No me dejes descansar hasta que mi vida sea tuya

  2. Tanto amó Dios al mundo. Tanto me ama Dios a mí…
    Es todo una cuestión de amor, de tu amor, Señor, de tu entrega por amor, de tu presencia en mi vida, de tu bondad infinita para que yo viva. Sentirme amada, sentirme segura, sentirme salvada. Yo te adoro, Señor, aquí estoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *