Sarmientos

23 de julio
Sábado XVI
Jn 15, 1-8 Yo soy la vid, vosotros los sarmientos

Permanecer en ti para recibir la vida; permanecer en ti para dar fruto abundante, fruto que siempre dure. Permanecer en ti, Señor. Como el sarmiento permanece en la vid. Dejarme, reposarme, el rostro reclinar sobre el amado, rendirme y dejarte hacer, para ser racimo. En tus manos.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Sarmientos”

  1. Ser sarmiento, arraigada a Ti, me anima a no dejarme secar, podarme, y con tu gracia dar frutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *