Santo Tomás

3 de julio
Santo Tomás, apóstol

Jn 20, 24-29 ¡ Señor mío y Dios mío!

Es el grito de la incredulidad transformada en fe. ¿Cómo he podido dudar, Señor, de su presencia resucitada en medio de nosotros? ¿Cómo no he sido capaz de creer a mis compañeros, que te han visto y han experimentado que su luto se cambia en danza? ¿Cómo he tenido que necesitar ver p ara creer? El lamento de Tomás, es, tantas veces, mi lamento. A donde llega tu palabra ofreciéndome la dicha de creer sin haber visto.

0703

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *