San Mateo

21 de septiembre
San Mateo

Mt 9, 9-13 Sígueme

Escucharte. Levantarme y seguirte. Cada día. Desinstalarme. Dejar que entres en mi vida de la forma más inesperada, que me llames una vez más, que no me des tiempo a pensar la respuesta, sino a vivir la entrega contigo. Seguirte, Señor. Que en ti lo encuentre todo, lo espere todo, y sepa preferirte sobre todas las cosas. Hoy y siempre. Con la ayuda de tu gracia.


Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “San Mateo”

  1. Sígueme, dijiste cuando apenas comenzaba a mirar la vida de frente
    Sígueme, repetiste al comprobar que me había olvidado
    ¡Sigueme! gritaste cansado de tanto juego: no voy a parar hasta que me escuches.
    Y aquí estoy, que no por obediencia sino por aburrimiento

  2. ¡¡Señor, es mi gran anhelo seguirte siempre!!
    Sé que debo tener una disposición interior lista y atenta a lo que me digas, ¡¡Lo deseo!!

    ¡¡Gracias Señor por contar conmigo!!

  3. Con pocos años la persona cree saber lo que debe hacer en la vida.

    Con varias décadas más y ante la irreversibilidad de la misma sólo resta aceptar las vicisitudes que nos depare.

    ¿Y después?

    Dios está al principio, en medio y al final de la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *