San Esteban

26 de diciembre
San Esteban

Salmo 30 A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu

Junto a ti, recién nacido, contemplando en silencio el misterio de tu amor, dejo que las palabras del salmo vayan penetrando en mi interior: A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu. Son tus propias palabras en el momento de la cruz, y las tengo en cuenta en el día de hoy. Son las palabras de Esteban, primero en unirse a ti en el momento de la muerte, y dar testimonio de ti entregando su vida, poniéndola en tus manos.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “San Esteban”

  1. En tus manos Señor pongo mi vida.
    No siempre me resulta fácil ver tú voluntad,
    pero ante todas las dificultades confío.
    Pasan por mi mente mil cosas, todas termina en Ti.
    ¡¡Qué sea lo que Tú quieras mi buen Dios!!
    Hoy quiero agradecerte tanto Amor, pese a todas mis miserias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *