San Bruno

6 de octubre
San Bruno

Lc 11, 1-4 Señor, enséñanos a orar

Es la petición constante de un corazón enamorado, que quiere participar aún más de tu intimidad sabrosa, del gozo silencioso e inexplicable de tu ser abierto para mi. Señor, enséñame a orar, de corazón a corazón, sin palabras, sin necesidad de consuelos, en silencio, entregado sin reservas, con tus propias palabras, en ti, dirigiéndome al Padre.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “San Bruno”

  1. ¡¡Sigo pidiéndote Señor, que me enseñes a ORAR!!
    Orar en el silencio, en la felicidad, en los avatares de la vida, al contemplarte en la naturaleza, pero sobre todo te ruego, que hagas mi corazón sensible ante mis hermanos que sufre, en ellos siempre estás tú.
    Gracias Luis, por la meditación.

  2. Señor, enseñame a orar, enseñame a buscarte en mi interior, a dirigirme a ti, a hablarte y escucharte, a dejarme acariciar, a descubirte en mi silencio, a dirigirme a ti como Padre.
    Enseñame Señor a orar, a ponerme en tu presencia, a abandonarme en tus brazos, a conocerte y tratarte. Enseñame Señor a aceptar tu voluntad, a perdonar al que me ofende tal y como tu me perdonas, a trabajar y luchar por el pan de cada día y, enseñame Señor a apartarme del mal para solo seguir tu camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *