Salmo

4 de febrero
Miércoles IV

Salmo 102 Bendice alma mía al Señor

De vez en cuando un salmo pone palabras a lo que deseo decirte, desde lo más profundo de mi ser: bendice alma mía al Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice alma mía al Señor y no olvides sus beneficios. Como un padre siente ternura por sus hijos así sientes ternura por tus fieles. Tu misericordia dura por siempre. Que todo mis ser te bendiga, sin reservas, proclamando en silencio las maravillas de tu amor.

02.04

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Salmo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *