Salmo II

17 de diciembre
Viernes III de adviento

Salmo 71 Que en sus días florezca su justicia

Florecerá, Señor, tu justicia y tu paz como florece un prado en mayo. Ahora el invierno lo cubre todo una capa helada, pero florecerá, tu justicia, tu paz, tu verdad, tu belleza, la unicidad de tu ser derramado en todas tus criaturas, y mis huesos resecos se alegrarán, y bailarán y cantarán de tanto gozo, porque todas mis fuentes están en ti. Y el mundo se maravillará de tu bondad y tu misericordia hecha carne, ofrecida.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Salmo II”

  1. ¡¡Señor, hoy como ayer el mundo te necesita!! Seguimos viviendo en la inopia, ignoramos tanto sufrimiento, nos conformamos con estar bien nosotros.
    Yo te pido perdón por no ser más tenaz, por no proclamar a los cuatro viento que no hay justicia, por acomodarme. Con todo mi corazón te digo

    ¡¡Ven, Señor, rey de justicia y de paz!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *