Sal de tu casa

20 de junio
Lunes XII

Gen 12, 1-9 Sal de tu tierra y de la casa de tu padre

Escucho este mandato tuyo, Señor, y lo interiorizo, lo hago carne en mi carne, deseo en mi deseo, entrega en mi entrega a ti. Escucho tu palabra, Señor, que me llama a moverme, a desinstalarme, y pongo confianza y disponibilidad. Y junto a ti pongo a todos los que tienen que dejar sus hogares y su tierra por causa mayor: guerra, persecución, hambruna, emigración…que en Ti encuentren su Tierra Prometida.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Sal de tu casa”

  1. Abandona tu casa, tu terreno conocido, la seguridad que te otorga el anonimato y busca a Dios sin reparar en las consecuencias

  2. Señor, sabes muy bien que tienes mi vida en tus manos, no me instalo en este mundo.
    Mi destino es seguir tus huellas, ilumina mis pasos y enseñame lo que deseas de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *