Sagrada Familia

30 de diciembre
Sagrada Familia
Col 3, 12-21 Como elegidos de Dios…

Como elegido por ti quiero escuchar tu palabra y aplicarla a la vida de mi familia, de los que tengo más cercanos, de mi comunidad…

…vestíos de la misericordia entrañable, bondad, humildad, dulzura, comprensión. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos cuando alguno tenga quejas contra otro. Por encima de todo el amor, que es el ceñidor de la unidad. Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; Sed agradecidos. Que la palabra de Cristo habite en toda su riqueza entre vosotros.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Sagrada Familia”

  1. La santa y bendita familia de Nazaret.
    Que nos sirve de ejemplo, de cómo tratarnos
    con los más cercanos, en la vida rutinaria;
    las vivencias, y el trato amable con el hermano.
    Que la palabra de Cristo habite entre nosotros con toda su riqueza.
    Para corregirnos unos a otros mutuamente, con caridad y sabiduría.

  2. Que bellas las lecturas de hoy y que interesantes para tenerlas grabadas en el corazón. Nos habla a los hijos, a los padres, a los esposos animándonos al amor y a la entrega.
    Nací en una familia donde me enseñaron a vivir la caridad, la esperanza, la paciencia y la gratuidad en el amor, el pensar más en el que estaba al lado que en uno mismo. Yo formé una familia hace 32 años a la que también se incorporaron mis padres cuando la edad y la enfermedad les impedían vivir solos, y en ella intento cada día vivir lo aprendido. Doy gracias a Dios cada mañana por mi familia y le pido que sea semilla de vida para mi hijo. “Por encima de todo el amor”. La importancia de amar sin medida pensando siempre en el bien del otro. y como espejo, la familia de Nazaret

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *