Sagrada familia

30 de diciembre
La Sagrada Familia

Lc 2, 41-52 María conservaba todo esto en su corazón

Tu madre, Señor, me acerca hoy a la fiesta de tu familia, donde encuentra su fuente de inspiración toda familia cristiana. Guardar todo en el corazón. Guardar todo con amor, en el lugar donde hace rescoldo la vida. Lo agradable y lo angustioso; la paz y el dolor; la certeza y la incertidumbre. El mucho amor que una familia, si quiere crecer, debe destilar. El mucho amor de José hacia ti y hacia María. El mucho amor de María hacia el hombre bueno y justo, hacia ti, fruto de sus entrañas. Tu mucho amor, al Padre, a José, a María. Inclúyeme en esta dinámica de amor. Hazme hijo en tu ser Hijo.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Sagrada familia”

  1. Cuando Tú naciste en Belen, Señor,
    con María y José a tu lado,
    impacientes por acunarte en sus brazos,
    el firmamento era raso
    y se reflejaba en caminos y olivos.

    Mientras, Tú Niño Dios, esperabas
    y sigues esperando nuestra llegada
    para que nos unamos a la Sagrada Familia,
    que Tú amas,
    y que generosamente entregas.

  2. Celebrar la fiesta de la Sagrada familia, es unirse con el alma y corazón a Ellos, ejemplo de Amor, unidad, ¡¡Gracias Señor Jesús, por el modelo que nos has dejado!!

  3. La familia, lugar de acogida, lugar donde se da y se regala, lugar de descanso y protección, de enseñanza y ejemplo, lugar del amor desinteresado donde enriquece más el dar que el recibir, lugar de oración y petición que nos une.
    Hoy doy gracias por mi familia, por los que la formamos y por los que se fueron dejando su recuerdo y su amor. Hoy rezo por las familiad desunidas, las que están en apuros, las que no saben darse, las que están separadas por cualquier causa para que reconocan en la familia de Nazaret el verdadero sentido de la familia, el AMOR CON MAYUSCULAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *