facebook twiter

Saciado

21 de febrero
Sábado después de ceniza

Is 58, 9-14 Cuando sacies el estómago del indigente

cuando partas tu pan con el hambriento y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía. El Señor te dará reposo permanente, en el desierto saciará tu hambre, hará fuertes tus huesos, serás un huerto bien regado, un manantial de aguas cuya vena nunca engaña.

Así tu Palabra me mueve hacia el pobre. Muéveme tú, Señor, para quererte en él y dar mi vida. Hazme luz olvidada en el desierto.

02.21

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 21 Febrero 2015 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 2793 visitante(s)
« Ayuno   Desierto »

1 comentario »

  1. Comment by beatriz, enviado el 21 Febrero 2015 a las 14:31

    Arranca mis raíces
    y desarraiga mis afectos

    Llévame hacia los que no te conocen
    y en ellos
    haz mi morada

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .