Saciado

21 de febrero
Sábado después de ceniza

Is 58, 9-14 Cuando sacies el estómago del indigente

cuando partas tu pan con el hambriento y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía. El Señor te dará reposo permanente, en el desierto saciará tu hambre, hará fuertes tus huesos, serás un huerto bien regado, un manantial de aguas cuya vena nunca engaña.

Así tu Palabra me mueve hacia el pobre. Muéveme tú, Señor, para quererte en él y dar mi vida. Hazme luz olvidada en el desierto.

02.21

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Saciado”

  1. Arranca mis raíces
    y desarraiga mis afectos

    Llévame hacia los que no te conocen
    y en ellos
    haz mi morada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *