Sabiduría IV

1 de junio
Sábado VIII

Ecl 51, 17-27 Deseé la sabiduría con toda el alma

Deseo de ti, sed de ti, de tu sabiduría, que es tu ser. Hacia ti me muevo porque tú me mueves. En ti pongo mi anhelo porque tú pones en mí esa aspiración. Mi corazón y mi carne retozan por el Dios vivo. Vale más un día en tus atrios que mil en mi casa. Te deseo como desea el centinela la aurora, la cierva las corrientes de agua, la sequía la lluvia, el pecador el perdón. Te deseo, Señor, y deseo la plenitud de tu amor, porque de tus primicias ya me has hecho abundar.

06.01

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Sabiduría IV”

  1. El fuego que en ti salta
    tan bello y peligroso
    me hace volar cual halcón embebido
    en busca de tu agua clara
    donde apagar mi deseo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *