Renovar

12 de diciembre
Miércoles II de adviento
Is 40, 25-31 Los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas

Esperarte; esperar en ti; poner en ti mi esperanza. Sin entender lo que digo, queriendo que me brote del corazón un poema bello, un poema de silencios, un verso sin comprensión posible…en medio del lamento, del dolor desgarrado, de tanta y pobreza, de tanto pecado en nuestro mundo, en mi debilidad, abrirme a ti, Señor, que renuevas mis fuerzas, con llama que consume y no da pena. Poner en ti mi esperanza, Señor, aunque no sepa cómo.

.Abenduak 12- Abenduko II- asteazkena.

Is.40,25-31 Jaunagan bere uste ona jartzen dutenak, indartzen dira.
Zure zain egon. Zuregan itxaron; Zugan jarri nire esperantza.  Esaten dudana guztiz ulertu gabe. Nahi dut bertso eder bat nire bihotzetik jaurti…Isiltasunez beteriko poema bat, inork aditzen ez duen bertsoa…Minak erdibitzen nau, ezinak, pobreziak, lehertzen naute…nire pekatu eta ahuldadeak lurreratzen naute..Jauna, zabal iezadazu bihotza, berritu nire indarrak, amaitzen ez den sugarrez , garbi nazazu…Zuregan nire esperantza, nahiz eta jakin ez nolakoa…

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Renovar”

  1. MESIAS REDENTOR

    Señor, tu eres el cimiento de nuestra estructura eterna.
    Mesías, redentor, palabra siempre nueva; y renovada
    En cada circunstancia, me hablas en el silencio de mi encrucijada.
    Dulce morada, me enseñas con dulzura la cruz, tu casa de obediencia.
    De sacrificio de amor, de amor, y amor, y más amor, llave de tu corazón

  2. Renovar las fuerzas cuando nos faltan, cuando el cansancio nos deja paralizados, cuando los problemas nos superan, cuando los lamentos se hacen gritos, cuando el trabajo nos abruma, cuando la cruz que cargamos nos hiere la espalda, cuando…..
    Señor, esperamos tu venida, te esperamos a ti para que nuestras fuerzas se renueven, para volver a comenzar, para sentir tu aliento empujandonos en el camino, para ver tu gloria que supera los obstáculos, para mantener viva la esperanza, para secar nuestrás lágrimas, para…..
    De la mano de María, reina del Adviento, te esperamos Señor, Ella nos enseña a esperar y renueva nuestras fuerzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *