Recibirlo

6 de noviembre
Domingo XXXII

Mt 25, 1-13 Que llega el esposo, salid a recibirlo

¿Y si hoy me llegara, con urgencia inusitada, este mensaje? ¿Y si tuviera la certeza de que hoy vienes a mi, como esposo amante, y amado, al que quiero recibir con la lámpara encendida? ¿Qué haría? Quizá darme cuenta que vienes cada día, en la eucaristía, en cualquiera de estos pequeños hermanos que pasan necesidad. ¿Qué hago para recibirte?

 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Recibirlo”

  1. “¿Y si hoy me llegara, con urgencia inusitada, este mensaje?” Me encontrarías que no me preparé bien . “¿Y si tuviera la certeza de que hoy vienes a mi, como esposo amante, y amado, al que quiero recibir con la lámpara encendida? ¿Qué haría?” Debo revisar bien mi alcuza, limpiarla y recargarla. “Quizá darme cuenta que vienes cada día, en la eucaristía, en cualquiera de estos pequeños hermanos que pasan necesidad. ¿Qué hago para recibirte?” Si sé Señor, que vienes cada día en la eucaristía, pero no siempre estoy al cien por cien preparada, me queda mucho camino por andar, mucho que llenarme de Ti, y sobretodo darme a mis hermanos más.¡¡ Ayúdame Señor!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *