Quédate

11 de abril
miércoles octava de pascua
Lc 24, 13-35 Quédate con nosotros

Quédate conmigo sin jamás irte; llévame, Señor, contigo, siempre sin jamás partirte. Porque el pensar que te irás me causa un terible miedo, de si yo sin ti me quedo, de si tú sin mí te vas.
Versos de un himno de laudes que me brotan ahora, tesoro escondido, al leer este texto de Emaús y hacer esta hermosa oración. Quédate con nosotros, Señor, pues has caldeado nuestro corazón, porque bien se que eres tú la vida del alma mía; si tú vida no me das, yo sé que vivir no puedo, ni si yo sin ti me quedo, ni si tú sin mi te vas.

 

 
 

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Quédate”

  1. Cuando te dejas encontrar por Jesús, cuando, aún sin reconocerle vas caminando con Él y luego descubres quién es el que te ha llamado por tu nombre, ya no quieres que se vaya, solo deseas que se quede a tu lado y es entonces cuando le decimos: “quedate con nosotros”.
    Los discípulos de Emaús sentirían llenarse su corazón cuando le escuchaban hablar. Igualmente se nos llena el corazón leyendo su Palabra y le decimos que no se vaya de nuestro lado, que ya que le hemos conocido, el vacío de perderle puede ser tremendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *