Proteged

11 de noviembre
Miércoles XXXII
Salmo 81 Proteged al desvalido y al huérfano

Este es tu mandato: amar a los demás como a uno mismo, practicar el amor con los más necesitados, pues son le sacramento de  presencia en medio de nosotros, tener una mirada de compasión hacia los que sufren por cualquier motivo…Tener un corazón de carne, y no un corazón de piedra, insensible a las necesidades de los demás.  Practicar la misericordia, la justicia y el derecho. Dame tu corazón, Señor.

11.11

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *