Pobres

9 de junio
Lunes X

Mt 5, 1-11 Dichosos los pobres de Espíritu

Recuperamos el tiempo ordinario, después de los cincuenta días de Pascua, con el evangelio de las bienaventuranzas. Me llamas, Señor, a vivir feliz, dichoso, bienaventurado, en la vida ordinaria, en lo cotidiano, en lo normal, en lo que no tienen ninguna apariencia especial y en donde, sin embargo, reside el tesoro de tu Espíritu. La belleza de lo invisible en lo visible, al alcance de la mano, cuando te sigo y estoy contigo, en ti, bienaventurado.

06.09

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Pobres”

  1. La felicidad que me dejas, es saberme feliz de seguir tu senda.
    Siempre con la confianza que me guías, te veo en mis hermanos e intento entregarme a ellos.
    Como hija Tuya, me siento bienaventurada.

  2. Levanto mis ojos al Dios escondido, que habita el desierto de mi alma y se manifiesta en las alas de los pájaros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *