facebook twiter

Pobres

9 de junio
Lunes X

Mt 5, 1-11 Dichosos los pobres de Espíritu

Recuperamos el tiempo ordinario, después de los cincuenta días de Pascua, con el evangelio de las bienaventuranzas. Me llamas, Señor, a vivir feliz, dichoso, bienaventurado, en la vida ordinaria, en lo cotidiano, en lo normal, en lo que no tienen ninguna apariencia especial y en donde, sin embargo, reside el tesoro de tu Espíritu. La belleza de lo invisible en lo visible, al alcance de la mano, cuando te sigo y estoy contigo, en ti, bienaventurado.

06.09

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 9 Junio 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 1849 visitante(s)

2 Comments »

  1. Comment by Josefa.G, enviado el 9 Junio 2014 a las 12:59

    La felicidad que me dejas, es saberme feliz de seguir tu senda.
    Siempre con la confianza que me guías, te veo en mis hermanos e intento entregarme a ellos.
    Como hija Tuya, me siento bienaventurada.

  2. Comment by beatriz, enviado el 9 Junio 2014 a las 21:21

    Levanto mis ojos al Dios escondido, que habita el desierto de mi alma y se manifiesta en las alas de los pájaros

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .