Plenitud

2 de septiembre
Viernes XXII

Col 1, 15-20 En El quiso Dios que residiera toda la plenitud

Contemplo tu rostro, Señor, me pongo junto a tu ser amor, y voy repitiendo estas afirmaciones de la carta a los colosenses.  Tan sencillas en su profundidad insondable. Tú la plenitud. Tú el origen de todo. Tú anterior a todo. Tú en el que todo se mantiene. Dejo, Señor, que resuene el Tú en mi, y en silencio accedo a tu plenitud.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *