Peregrino VII

4 de julio
Sábado XVI

Salmo 83 ¡Qué deseables son tus moradas, Señor!

Por eso peregrino hacia Ti, Señor, por amor a tu nombre, porque son deseables tus moradas, Señor, porque quiero entrar por la puerta santa de tu santa gloria, porque anhelo tu perdón y tu paz, porque deseo recibir tu bendición incesante, y que colmes mi vida de tu gracia y tu ternura. Dichosos los que viven en tu casa alabándote siempre, dichosos los que encuentran en ti su fuerza, e peregrinación en peregrinación.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Un comentario en “Peregrino VII”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *