Peregrino V

22 de julio
Jueves XVI

Salmo 25 En ti, Señor, está la fuente viva

Eres el agua de vida,  que llenas el paisaje de frondosidad y las corridoias de frescura; el agua que llega como un oasis en medio de la canícula, y atempera el calor;  que calma la sed del peregrino;  el agua  del río que descansa los pies ardientes de tanto caminar por el asfalto ardiente; el agua  fría de la ducha que limpia, tonifica, quita los sudores, restaura e inicia algo nuevo; el agua generosa y gratuita que está en todo, creando, como tú, acompañándonos en el camino. Gracias, Señor.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *