Peregrino I

18 de julio
Domingo XVI

Gn 18, 1-10 Señor, si he alcanzado tu favor…

..no pases de largo junto a tu siervo. Esta oración de Abraham, y su disposición de acoger al inesperado en su casa, dan como fruto la fecundidad, la fertilidad de Sara. Cada vez que la encuentro la repito y me emociona comprobar que nunca pasas de largo junto a mí, que siempre te detienes y me bendices abundantemente, me de cuenta o no. Gracias, Señor.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Peregrino I”

  1. Has Señor, que mi corazón esté siempre abierto a la hospitalidad y a la escucha.
    Sabiendo que Tú te haces presente haciéndote el encontradizo, sabes de nuestras necesidades y deseos. Permítete verte y ser generosa en mi respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *