Pascua VI

25 de abril
Viernes octava de pascua

Jn 21, 1-14 Estaba desnudo

Sin nada. Despojado de todo. Desguarnecido. Abierta la carne, supurando la herida. Olvidado de todo y de mi mismo. Perdido. Sin sentido. Las manos vacías. Solo así apareces, solo así se desvela el misterio. La voz de quien te ama me dice, es el Señor. Desnudo voy hacia ti, recién concebido por tu amor. Tú me miras y te adoro en el silencio del mar, a la orilla de la eternidad.

04.25

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *