Pascua III

6 de abril
Martes octava de pascua

Jn 20, 11-18 ¡María!

Oir tu voz, inconfundible, tu voz que crea y me recrea, tu voz que da consistencia a mi ser, tu voz que me identifica, tu voz que te identifica como el amado de mi alma, vivo, presencia resucitada. Te busco, Señor, sin descanso, y solo deseo escuchar cómo me llamas para poder responder, desde lo más profundo de mi ser, ¡Maestro!

 

04.06

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

3 opiniones en “Pascua III”

  1. Gracias por esta oración, que esta noche cala hasta el fondo de mi ser, encendida, quemando todo miedo y toda tristeza, y me deja ante ti, libre, sorprendida, sin palabras, sólo con tu voz que me nombra y me devuelve la vida y el gozo y el deseo infinito de saber que eres tú. Quiero responderte ¡Maestro! y aprender solo en tu amor

  2. ¡Señor, tus palabras en tu vida pública se han cumplido!
    Gracias por tú manifestación a Magdalena, que con tanto amor te buscaba.
    Enseñame a seguirte y vivir en plena Pascua, alegre por saberme acogida por tu gran amor.
    Gracias Luis por tu meditación que cala hasta los huesos.
    Un saludo cordial. Josefa

  3. “Ellos no le reconocieron”. Como yo,Señor, como yo. ¿Cuántos caminos habré de recorrer todavía para darme cuenta de que Tu vas a mi lado? ¿Aprenderé por fin a entender que ese caminante con el que me cruzo a diario eres Tu mismo? Tengo tu Palabra a mi lado, pero aun no te reconozco. Me fijaré un poco más cuando partas tu Pan en mi mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *