Parábola

28 de enero
Viernes III

Mc 4, 26-34 El reino de Dios se parece…

A un hombre que echa simiente en tierra. El duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla gemina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano.
Así es, Señor. Enséñame que así es.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Parábola”

  1. “El Señor asegura los pasos del hombre cuando le gusta su caminar” (salmo 36,23)… de día, de noche, cuando trabajamos, jugamos, oramos… Señor, haz que no sea descuidada para que se afiance tu luz.

  2. Señor, la semilla la has sembrado en mi corazón el día de mi bautismo.
    Deseo tener siempre la tierra bien abonada ,y cuidarla para dar los frutos que Tú deseas de mi.
    ¡¡Que nunca se marchite mi fe, cuento con tú ayuda Señor !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *