Palpadme

20 de abril
Jueves de la octava de Pascua

Lucas 24, 35-48 Palpadme

Loco de ausencia te miro sin verte, palpo la herida de tu corazón, roja sangre del amor herido, las llagas tus manos, manantial de ternura infinita, acariciaste mis ojos y me diste luz, pusiste tus dedos embarrados en mi oídos y escuché tu voz de paz y de perdón, pasaste tu palma por mi rostro y dejé de buscarte porque te conocí, las llagas de tus pies que sigo como la corza vulnerada persigue al la paloma, en un bosque de robles y olivos, te palpo en el aire y te sé de carne y hueso, porque en la carne de mi barro me hiciste ser.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Palpadme”

  1. Gracias,Señor, porque te dejas ver en nuestras vidas simples y sencillas Resucitado y junto a nosotros.Si estamos atentos,te encontraremos en la buena gente que pones en nuestro camino,por ellos te doy gracias y los pongo en tus manos.Aleluya.

  2. Que la locura de amor no turbe mi corazón y que la alegría me saque bien fuera,
    para que te vea
    te toque
    y te sienta en la piel del otro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *