Palabra de Dios

11 de noviembre
Domingo XXXII

2 Ts 2, 16, 3,5 Que la palabra de Dios siga el avance glorioso que comenzó entre vosotros

Tu Palabra, Señor, que llega cada día hasta nosotros, como el sol de día y la luna de noche. Te haces luz y nos alumbras en los momentos de luz y de oscuridad. Tu Palabra que acampó entre nosotros cuando María se abrió a ella y dijo “hágase en mi según tu Palabra”. Tu Palabra que es un consuelo permanente en medio de lo relativo, consuelo interno  y profundo entre tanta superficialidad, tu Palabra, única esperanza nuestra.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa.

Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Palabra de Dios”

  1. Con afecto, para todos los que leen Dime una PALABRA.
    La fuerza de tu palabra Señor, se instale en nosotros y nos de frutos de esperanza.
    Nos fortalezca, para afrontar las adversidades de este mundo, y avanzar en el camino del bien.

  2. Sí, la Palabra de Dios llega todos los días a nosotros para darnos luz. Hoy me quedo con la frase con la que termina el Evangelio, frase de esperanza, frase que me hace sentir tranquilidad ante la muerte, paz ante el sufrimiento.
    “Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos”.
    Dios es vida, y esa vida nos la dará en su Reino, en su casa.
    Y “al despertar me saciaré de tu semblante, Señor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *