Domingo de ramos

 1 de abril
Domingo de Ramos

Lc 19, 28-40 Bendito el que viene en nombre del Señor

Con esta aclamación comienza la semana santa. Te bendecimos, Señor, y te alabamos. Reconocemos que eres el que viene en nombre del Señor, que eres el Mesías, el señor. Ahora, dos mil años después, ante el misterio pascual que vamos a comenzar en estos días, quiero empezar con esta aclamación, reconociéndote como Señor de mi vida, de mi historia; de nuestra vida, de nuestra historia; de la historia de salvación que se viene realizando en la Iglesia. Bendito eres tú, que das tu vida para que nosotros la recibamos de ti. Bendito eres, Señor.

 

 

Pastor

31 de marzo
Sábado V semana

Jr 31  El Señor nos guardará como un pastor a su rebaño

Nos guardó, nos guarda y nos guardará. Pasado, presente y futuro de la realidad eterna de Dios en medio de nuestros ayeres, nuestros presentes, y nuestros futuros. Dios nos guarda como el pastor: dando su tiempo, tanto su atención, tanto su hacer, dándose, dando su vida. Como haces tú, Señor, en el misterio pascual que en comenzamos mañana a recordar. Como haces cada día en la eucaristía.  Recibimos la vida de ti, de tu muerte. Eres el buen pastor de este rebaño.

Sondeas

30 de marzo
Viernes V semana

Jr 20, 10-13 Sondeas lo íntimo del corazón

En lo más profundo de mi ser, en la interior bodega, en el jardín oculto, en lo íntimo de mi corazón, en la raíz , en mis deseos más desconocidos, en las profundas cavernas del sentido, en lo que es gracias a ti y en lo que no es por mi pecado, allí, Señor, estás tú, sondeando, escrutando mis gritos de auxilio, mis gemidos, mis peticiones de perdón, mis cánticos de alabanza. Gracias, Señor, porque tú eres y eres intimidad conmigo.

Guardar la palabra

29 de marzo
Jueves V semana
Jn 8, 51-59 Quien guarda mi Palabra no sabrá lo que es morir para siempre.

En continuidad con el comentario de ayer. Alcanzar la libertad, y la verdad, que van más allá de la muerte. Libertad del saberse creado por la Palabra, mantenido en vida por ella. Libertad del saber que el Ti, Jesús, y en tu palabra esta la fuente de la vida, del no morir, aunque ello conlleve muchas muertes. Ante la cercanía de tu pasión y muerte, ante tantas cruces cotidianas, saber que el que guarda tu palabra no morirá para siempre. En ti la vida. Gracias.

Libres

28 de marzo

Miércoles V de cuaresma

Jn 8, 31-42 La verdad os hará libres

La verdad viene de ti Señor. Puedo alcanzarla en la medida en que esté atento a ti, a tu palabra, a la manera en que te acercas a los demás para mostrar la verdad de la existencia y desde ahí colmar los deseos, sanar, salar. Tú, Señor, como verdad y criterio de discernimiento de mi vida. Tú Señor, invitándome a seguirte, a mantenerme en ti, escuchando, poniendo en práctica. Tú, Señor, ofreciéndome la libertad de tu verdad.

Escucha mi oración

27 de marzo
Martes V de cuaresma
Salmo 101 Señor, escucha mi oración

Se que escuchas mi oración, siempre y en cualquier momento, y lo que quiero decirte es que quiero poner todo lo que soy y tengo en tus manos, para decirme ante ti como oración. Tú sabes bien cuales son mis deseos y necesidades, cuál mi esperanza y mi temor, cuáles los desvelos, cuántas las preocupaciones. Tú me sondeas y me conoces. No ha llegado la palabra, la oración, a mi boca y te la sabes toda. Por eso se que escuchas mi oración. Porque me haces tu yo y te preocupas, y te ocupas, de mi.

Anunciación

26 de marzo

La anunciación del Señor

Lc 1, 26-38 Alégrate, el Señor está contigo

La fiesta de la anunciación, tan deliciosamente llena de sabores a disponibilidad, entrega, acogida, vocación, miedo, inseguridad, escucha, donación, aceptación, reconocimiento de un Dios que siempre irrumpe en lo esperado y lo inesperado, asombro, cercanía, atención, temblor, agradecimiento, alegría… Alégrate, María, el Señor está contigo y te llama. Alégrate también tú, el Señor te elige como instrumento. Acoge su Palabra, recibe su Espíritu y acepta.

Todo pérdida

25 de marzo

Domingo V de cuaresma

Flp 3, 8-14 Hermanos, todo lo estimo pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Jesucristo

Todo lo estimo pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Jesucristo. Repito la frase para ver si, al grabarla en mi corazón, la voy haciendo cada día más verdad, con la gracia de Dios que es el que la graba con el fuego de su amor en mis entrañas. Frase que leí el día de mis votos perpetuos. Frase que se cierta, aunque mi vida la desmienta en algunas ocasiones. Conocerte a ti, ser conocido por ti, me da la vida. Cada día. Gracias.

Mi causa

24 de marzo
Sábado IV de Cuaresma

Jr 11, 18-20 A ti he encomendado mi causa

La causa del cordero que es llevado al matadero. La causa del Cordero de Dios. La causa para la que nos estamos preparando a lo largo de esta cuaresma: la causa es la persona de Jesús, y su pascua. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. El que gane su vida la perderá el que pierda su vida por mi y por el evangelio la ganará….
Esta es la causa a la que somos convocados. Dios nos llama y a él mismo encomendamos nuestra causa.

Acechanzas

23 de marzo
Viernes IV de Cuaresma

Sb 2,1ª. 12-22  Acechemos al justo, que nos resulta incómodo.

Queremos acabar siempre con el justo, con el profeta, porque reprende nuestra educación errada, echa en cara nuestros pecados….Acechemos al justo y busquemos la manera de matarlo.

Esta es la reflexión que se hacen los que quieren mantener su estatus…en tiempos de Jesús y también en hoy en día. Y nosotros, ¿qué hacemos ante quién nos resulta incómodo?