Signos de los tiempos

26 de octubre
Viernes XXIX
Lc 12, 54-59 ¿Cómo no sabéis interpretar el tiempo presente?

Trato de contestarme a ésta pregunta. No se interpretar el presente porque no estoy atento a los signos de los tiempos; porque no pongo una mirada de fe en la realidad, dejando que ella me muestre lo que es, y no lo que yo quiero que sea; por no creer que todo es obra de tus manos, y que todo lo que sucede es gracia, y desde la gracia tengo que leerlo; por no darme cuenta que en todo momento estás tú escribiendo, a través nuestra, historia de salvación. Por eso, Señor, no se interpretar el tiempo presente. Y bien que lo siento. Y me quedo encerrado en el pequeño espacio de la incomprensión.

Prender fuego

25 de octubre
Jueves XXIX
Lc 12, 49-53 He venido a prender fuego al mundo
El fuego de tu espíritu, Señor, el fuego de la pasión por tu reino, el fuego de la solidaridad, de la justicia y de la paz, el fuego del respeto a la creación, tan deteriorada por nosotros mismos, el fuego de la compasión y el perdón, el fuego de la misericordia, el fuego de tu amor, que todo lo quema, todo lo purifica, todo lo transforma. Consúmeme en tu fuego, señor, y hazme fuego en ti.

Salvados de la trampa

24 de octubre
Miércoles XXIX
Salmo 123 Hemos salvado la vida como un pájaro de la trampa de cazador

Habíamos caído en la trampa e, inexplicablemente, la trampa se ha abierto. Volvemos a volar, a disfrutar de la libertad, a cantar  y que en nuestro canto, y sin saberlo, vaya un himno de alabanza al Señor, nuestro Dios, pues de él viene nuestro auxilio, de él, que hizo el cielo y la tierra, que me ha hecho a mí, que se preocupa de nosotros y por eso nos libera y nos ofrece la salvación. Y en su nombre nos invita a ofrecerla a los demás.

Las lámparas encendidas

23 de octubre
Martes XXIX
Lc 12, 35-38 Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas

El evangelio de hoy, como el de ayer, nos llama a la atención y a la vigilancia. Estad preparados, estad dispuestos, estad entrenados, estad en la actitud de los criados que esperan la vuelta del Señor, estad, en definitiva, como el que espera, como el centinela que espera la aurora. Te espero a ti, Señor, porque tú me estás siempre esperando.

Los bienes

22 de octubre
Lunes XXIX

Lc 12, 13-21 Su vida no depende de sus bienes

Cuanta verdad en esta sencilla frase, y que poco nos damos cuenta de su realidad profunda. Y vamos y venimos preocupados por lo que tenemos, por almacenar nuestras cosechas en el granero, por asegurar nuestra vida, sin caer en la cuenta que la vida tiene otro valor, que no se compra ni se vende con dinero, ni de los bienes, ni del…Mi vida no depende de mis bienes, me puedo decir. También me lo puedo preguntar.

Sostener

21 de octubre
Domingo XXIX
Ex 17, 8-13 Le sostenían los brazos, uno a cada lado

Hermosa historia para este domingo: Moisés levanta los brazos e intercede por el pueblo. Mientras Moisés tenía en alto la mano, el pueblo obtenía la salvación. Nos dice el texto que como le pesaban las manos sus compañeros le sostenían. Sostenernos unos a otros; apoyarnos; interceder los unos por los otros.  Acompañar. Aligerar nuestras cargas: todo ello lo recibimos de los compañeros que caminan con nosotros, de la comunidad eclesial.

De la nada

20 de octubre
Sábado  XXVIII

Rm, 4,13.16-18 Dios llama a la existencia lo que no existe
En la nada está la plenitud ofrecida; en el vacío el ser criatura; en el no ser la posibilidad de ser. Dios crea y recrea en mis vacíos, en mis huecos, en los espacios que van quedando desnudos en mi vida, sin respuestas, sin conocimiento, sin solución aparente, para disolver mis modos y crear, y recrear, siempre, un nuevo ser. Al principio de la vida, al final de ada vida, Dios llama a la existencia lo que no existe. Cada día también.

Pelos de la cabeza

19 de octubre
Viernes XXVIII

Lc 12, 1-7 Hasta los pelos de vuestra cabeza están contados

Frase que puede generar una inmensa confianza en Dios, que  nos tiene de su mano, que nos sondea y nos conoce, que  se vuelca con cada uno de nosotros, hasta en sus mínimas particularidades; de ahí que continúe llamándonos a no tener miedo, pues somos para él algo grande. Prefiero leer esta frase del evangelio con esta interpretación, y dejar cada uno de los pelos de mi cabeza en manos de Dios. Viviendo, en lo pequeño de cada día, lleno de confianza.

De Lucas

18 de octubre
San Lucas
Lc 10, 1-9  Decid: Está cerca el reino de Dios

Esto nos lo dice el evangelista san Lucas desde el momento que el ángel anuncia a maría y le dice que Dios está con ella; un Dios con nosotros, un Dios que llena con su Espíritu la tierra, y proclama el año de gracia y de liberación de los pobres y los afligidos; un Dios que se hace cercano, pequeño, entrañable, lleno de humanidad. Jesús en el pincel de san Lucas, desde el vientre de María. ¿Podría hoy disfrutar, como los discípulos de Emaús, al escuchar hoy su Palabra y ver cómo arde mi corazón al tenerle tan a mano?

¡ay!

17 de octubre
Miércoles XXVIII

Lc 11, 42-46 ¡Ay de vosotros..!

Lamento de Jesús por el comportamiento de los fariseos.. que pagan el diezmo de la hierbabuena mientras pasan por alto al derecho y la justicia. Lamento por un comportamiento religioso basado sobretodo en el cumplimiento, en la legalidad, en la imagen externa. Jesús se lamenta por ellos. ¿Qué lamento surgiría de su boca por ti? De su boca un lamento, de sus ojos la mirada de ternura, de su mano el perdón y la paz.