San isidro labrador

15 de mayo
San Isidro Labrador

Hch 14, 5-18 Mandándoos desde el cielo la lluvia y las cosechas a su tiempo

Abres tú la mano y sacias de favores a todos vivientes, el labrador aguarda el fruto de su trabajo, mete la mano en la tierra, surca con su vida el campo, riega con el sudor y la fatiga, mira el cielo, se abre la lluvia en el horizonte, dora la espiga, se abre el grano, el mundo gira, gira, gira, el campo se renueva, llega la vida, de tu mano, Dios de bondad y misericordia.

Un lugar

14 de mayo
Domingo V de Pascua

J n 14, 1-12 Voy a prepararos un lugar

En medio de la plaza, ahí, cerca de la fuente seca; o junto a la tapia, donde atisba el cervatillo, la gacela enamorada; o entre los juncos del río, mientras los jóvenes chapotean sus juegos celestiales; bajo el puente, donde duerme hecho un guiñapo un hombre que ha perdido lo que nunca tuvo; en el campo, que ahora estalla amapolas; en la música del piano; en los versos que me llegan sigilosos y me invaden. En todo tú. En todo me preparas un morada, y me habitas. en el corazón de la realidad. Gracias, Señor de mi vida.

La región

13 de mayo
Sábado IV de Pascua

Hechos 13, 44-52 La palabra del señor se iba difundiendo por toda la región

En la región: Planicie Pagüelito. Allí todo es uno. Allí te haces Emaús, palabra y eucaristía. Allí comunidad de vida. Allí, en lo más vivo de los corazones que arden, tu presencia percibida. Quédate con nosotros, a dónde iremos, tú solo tienes palabras de vida eterna, verdadera. Realidad compartida, leída en tu presencia. Fe sencilla, abierta, pan casero, vino peleón, gaseosa. Cordero patagónico a la brasa de la jarilla. Potro tierno. Ojos abiertos. Para reconocerte en medio de la vida. Tu palabra se difunde por toda la región: Planicie Jagüelito, Blancura Centro, Mencuel, Kakel Huncui, Aguada Guzmán, Naupa Huen, El Cui, La Esperanza. Tú eres el camino en medio de la tierra. Tu mano en el confín, Buen pastor

Camino, verdad, y vida

12 de mayo
Viernes I de Pascua

Jn 14, 1-6 Yo soy el camino, y la verdad y la vida

El camino en medio de la nada. El camino abierto en la tierra. Mis arterias, tu vida. La verdad de mi ser desnudo, solo en ti, entregado, real, sea lo que sea, confiado en tu vida. Para mi. Para la salvación del mundo. En el misterio, en lo oculto, en los desconocido. Fuera del sentido. Imposible decirte. Por eso callo y confío: tú eres el camino, la verdad y la vida.

Mi corazón

11 de mayo
Jueves IV Pascua

Hechos 13, 13-25 Hombre conforme a mi corazón

Entro en tu silencio para conocer tu corazón, en la interior bodega de mi amado bebo. Dejo que las palabras callen, que el universo se aquiete. En Ti. Para que todo alcance en ti su verdadera dimensión. Sumergido. Bautizado. renacido. Entro en tu silencio para que tu palabra resuene en mi vacío. Voz de silencio sutil. Me dices. Me llamas por mi nombre. Quedo quieto, escuchando tu vida.

Confines

10 de mayo
San Juan de Ávila

Salmo 66 Todos los confines de la tierra

Amanece en el otro confín de la tierra, amanezco en ti. Es otoño en el río negro. Los perales están rojizos de amaneceres jugosos. Los chopos eternos. La higuera del patio destiló sus frutos. Queda en el recuerdo el sabor de su mermelada, dulce azúcar, transparente. En la planicie caminos sin principio ni fin, alguna avestruz, pumas invisibles, potros, ovejas. Algún pájaro sin nombre, se cierne en tu cielo. En todos los confines estás. Ahora, aquí, en mi, te haces infinito, sin confín.

Tu mano

9 de mayo
Martes IV de pascua

Hechos 11, 19-26 La mano del Señor estaba con ellos

Tu mano me sostiene, me cobija, me ampara, me impulsa, me guía, me acaricia, me interpela, me acerca, me lleva, me trae, repara mis fuerzas, da alas a mi viento, araña mi tierra en sequía y transforma mis cenizas en vergel, tu mano es fruto maduro, copo de algodón, chopo en otoño, dulzura sin fin. Tu mano, Señor, como todo tu ser, está con nosotros, es vida.

Me conocen

8 de mayo
Lunes IV de Pascua

Jn 10, 11-18 Las mías me conocen

Tú buen pastor, que te muestras y desvelas, por eso te conozco, o creo conocerte, te presiento, te intuyo, te se, te muestras te acercas…cada día pones tu nombre en mis labios, y tu corazón en el mío, y me dices al decirme, y me haces conocerte en todo, el universos en mis manos, sin nombre, en un horizonte infinito, al abrirme a ti. Tu vida en mi vida, yo doy mi vida por mis ovejas, nadie me la quita sino que yo la entrego libremente.

Pastor patagónico

7 de mayo
IV domingo de Pascua

Salmo 22 El Señor es mi pastor, nada me falta

Tú eres el buen pastor de mi vida, por eso nada me falta. Todo lo pones en mi mano, el pasto, el agua, las verdes praderas donde me haces recostar, las fuentes tranquilas, los horizontes patagónicos, donde todo es nada y nada es todo, porque tú vas conmigo. Inmensidad, tu vara y tu cayado me sostienen en cualquier lugar, nada me falta, tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, en cualquier circunstancia.

Das la vida

6 de mayo
Sábado III de pascua

Jn 6, 60-69 El espíritu es quien da la vida

te respiro y me respiras. Soplas tu aliento y renuevas la faz de la tierra. En tu Espíritu me haces vivir, canto, bailo, danzo, lloro, trabajo, descanso, todo se vuelve trabajo, todo se vuelve descanso en ti, vida y muerte son tu fuente, donde bebe el colibrí el néctar de la vida.