Pacua V

29 de abril
Viernes octava de Pascua

Jn 21, 1-14 Es el Señor

Solo te reconoce, Señor, aquél discípulo que tú tanto querías, el que sabía q2ue tú tanto le querías, el que había anidado su vida en el amor entregado, el que había recostado su cabeza en tu costado. Conocerte es saber que me amas. Y dejar que tu presencia reconocida me manifieste, una vez más, tu amor.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *