Oración del publicano

03.09

9 de marzo
Sábado III de cuaresma

Lc 18, 9-14 ¡Oh Dios!

Silencioso, con sencillez y humildad, como el publicano en el templo, me dirijo a ti, Señor:
“¡Oh Dios!, ten misericordia de este pecador”.
Y esta frase, que me brinda tu propia palabra, en la experiencia orante de un hombre que postra su ser ante ti, Señor, se convierte en mi rosario de súplica ante Ti, en el día de hoy.
“¡Oh Dios!, ten misericordia de este pecador”.

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Oración del publicano”

  1. Cada día me convenzo más, de la importancia del silencio interior.
    De la necesidad de ser toda tuyo, la humildad de saberme indefensa.
    Contar con la fuerza que siempre me otorgas. ¡Gracias Señor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *