Oración del peregrino

25 de julio
Santiago Apóstol

II Cor 4, 7-15 Una fuerza tan extraordinaria es de Dios

Oh Dios, que sacaste a tu siervo Abraham de la ciudad de Ur de los caldeos, guardándolo en todas sus peregrinaciones, y que fuiste el guía del pueblo hebreo a través del desierto; te pedimos que nos guardes a nosotros, siervos tuyos, que por amor a tu nombre, peregrinamos a Santiago de Compostela:
se para nosotros Compañero en la marcha Guía en las encrucijadas Aliento en el cansancio Defensa en los peligros Albergue en el camino Sombra en el calor
Luz en la oscuridad Consuelo en los desalientos Y firmeza en nuestros propósitos, para que, por tú guía, lleguemos sanos y salvos al término del camino, y enriquecidos de gracias y virtudes, volvamos ilesos a nuestras casas, llenos de saludable y perenne alegría.

07.25

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Oración del peregrino”

  1. La muerte tan brutal, inesperada,
    deja la vida rota en el camino.
    Sé consuelo en el duro desaliento,
    bálsamo que calma el dolor herido;
    llanto, vuelo sin red, el pico al aire;
    brille tu cruz de gloria en su destino.

  2. El Amor del Padre siempre se derrama sobre sus hijos, pero en ocasiones, el intenso dolor ante la pérdida de un ser querido hace que quede mermada la percepción de Tu presencia, Tu cercanía y Tu entrega Señor.

    Me uno a las oraciones de todos los creyentes que esperan de Ti consuelo, paz y amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *