Nube ingente

3 de febrero
Martes IV

Hb 12, 1-4 Una nube ingente de testigos nos rodea

Pongamos una mirada de fe a nuestro alrededor y abramos los ojos a tantas personas que son testigos de Cristo en medio de nuestro mundo: cercanas y lejanas, conocidas y desconocidas, rostros anónimos que construyen el rostro de Cristo en medio de nuestro mundo. Te damos gracias, Señor, por todos ellos, tienen fijos los ojos en Ti, Señor. Y su mirada te transparenta. Gracias.

0203

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Nube ingente”

  1. Hoy, leyendo este comentario vienen a mi memoria las personas, testigos de Cristo, que están a nuestro alrededor, conocidas y desconocidas, hombres y mujeres con nombre y apellido que nos muestran a Cristo con su palabra y su vida, que han sido elegidas por Dios para enseñarnos.
    Algunos de esos testigos de Cristo son los que nos han llamado a escucharle, nos han enseñado y nos han llevado a Él. Gracias por ellos, Señor. Yo también quiero ser testigo de tu palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *