Nostalgia de la luz

30 de noviembre
I domingo de adviento

Is 63, 16b-17; 64, 2b-7 Bajaste y los montes se derritieron

Bajaste, señor, y los montes se derritieron, las aguas se transformaron en rocas de pedernal que nutrían con tu fuego las entrañas de la tierra. El ser, mi ser, a quien tu vienes a redimir, a visitar, a abrazar en tu danza de amor eterno, ¿cómo puede mantenerse en pié y no caer abrasado por la lava de tu presencia? Me derrite tu espera, el anhelo de tu venida. ¿Qué será cuando te muestres en plenitud verdadera?

11.30

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Nostalgia de la luz”

  1. Adviento. Tiempo de espera, tiempo de esperanza… Esperanza de lo que ha de venir. Esperanza compartida con María. Tiempo de esperar junto a ella, tiempo de preparar con ella y con su ejemplo nuestro corazón anhelante de tu presencia, Señor.
    Ya llegas, Señor, ya vienes, ya estás cerca. Abre mi corazón a tu amor. Llena mi corazón de esperanza.
    Feliz Adviento. Feliz espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *