facebook twiter

Nostalgia de la luz

30 de noviembre
I domingo de adviento

Is 63, 16b-17; 64, 2b-7 Bajaste y los montes se derritieron

Bajaste, señor, y los montes se derritieron, las aguas se transformaron en rocas de pedernal que nutrían con tu fuego las entrañas de la tierra. El ser, mi ser, a quien tu vienes a redimir, a visitar, a abrazar en tu danza de amor eterno, ¿cómo puede mantenerse en pié y no caer abrasado por la lava de tu presencia? Me derrite tu espera, el anhelo de tu venida. ¿Qué será cuando te muestres en plenitud verdadera?

11.30

1 comentario ››

Este mensaje fue publicado el 30 Noviembre 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 2858 visitante(s)

1 comentario »

  1. Comment by isabel sanchez, enviado el 30 Noviembre 2014 a las 23:30

    Adviento. Tiempo de espera, tiempo de esperanza… Esperanza de lo que ha de venir. Esperanza compartida con María. Tiempo de esperar junto a ella, tiempo de preparar con ella y con su ejemplo nuestro corazón anhelante de tu presencia, Señor.
    Ya llegas, Señor, ya vienes, ya estás cerca. Abre mi corazón a tu amor. Llena mi corazón de esperanza.
    Feliz Adviento. Feliz espera.

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .