Nostalgia de la luz IV

3 de diciembre
Miércoles I de adviento

Is 25, 6-10 Un festín de vinos de solera

Embriagado me tienes, borracho en el deseo fermentado, sosegado en la cava oscura y silenciosa que espera la danza de tu vino, el trigo molido de tu pan, la mesa de tu banquete, festín de manjares suculentos, enjundiosos, sabrosos. Así vas a entrar en mi cuerpo, madre y mostro de amor fecundo, padre del universo, Señor de mi vida y de mi amor. Celebremos y gocemos con tu salvación.

12.03

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Nostalgia de la luz IV”

  1. Un festín es cada día que vivimos para ti, Señor. Un festín es sentirse amada por ti. Un festín es poder dar mi tiempo y mi sonrisa para alegrar en tu amor al hermano. Un festín es celebrar la salvación y trabajar por y para tu reino. Embriagados de vinos de solera celebramos cada día tu amor en la Eucaristía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *