LLanto

16 de septiembre
Martes XXIV

Lc 7, 11-17 No llores

Leo tu evangelio de hoy, Señor, y re contemplo mirando la realidad, atenlo que sucede a tu alrededor, a la entrada de Naím. La viuda que va a enterrar a su único hijo, el que asegura su nombre y su existencia. La realidad te interpela en su misterio. El ser humano te mueve a la compasión: no llores. Muchacho, a ti te lo digo, levántate. Y se lo entregó a su madre…
Hazme tuyo, como tú, para ti, Señor.

09.16

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “LLanto”

  1. Escribió Josefa:

    Una vez más, Jesús se conmueve ante el sufrimiento de una madre.

    Ese encuentro no es fortuito, nos hace ver que Él está atento ante nuestras necesidades.

    Quiero ser parte de ese trabajo, y saber ayudar a los más necesitados. ¡Gracias Señor por socorrernos siempre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *