facebook twiter

LLanto

16 de septiembre
Martes XXIV

Lc 7, 11-17 No llores

Leo tu evangelio de hoy, Señor, y re contemplo mirando la realidad, atenlo que sucede a tu alrededor, a la entrada de Naím. La viuda que va a enterrar a su único hijo, el que asegura su nombre y su existencia. La realidad te interpela en su misterio. El ser humano te mueve a la compasión: no llores. Muchacho, a ti te lo digo, levántate. Y se lo entregó a su madre…
Hazme tuyo, como tú, para ti, Señor.

09.16

2 comentarios ››

Este mensaje fue publicado el 16 Septiembre 2014 en Meditación diaria
y ha sido leído hasta el momento por 2463 visitante(s)

2 Comments »

  1. Comment by Nano SM, enviado el 16 Septiembre 2014 a las 12:30

    Escribió Josefa:

    Una vez más, Jesús se conmueve ante el sufrimiento de una madre.

    Ese encuentro no es fortuito, nos hace ver que Él está atento ante nuestras necesidades.

    Quiero ser parte de ese trabajo, y saber ayudar a los más necesitados. ¡Gracias Señor por socorrernos siempre!

  2. Comment by beatriz, enviado el 16 Septiembre 2014 a las 20:42

    Pon tus ojos en mis ojos para que pueda llevarte más allá de la muerte

RSS feed for comments on this post. | TrackBack URI

Deja tu comentario

XHTML Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .