Naufragio

1 de julio
Martes XIII

Mt 8, 23-27 ¡Señor, sálvanos que nos hundimos!

¿Cuál será, Señor, la oración de los que naufragan y mueren en el estrecho de Gibraltar, o frente a la isla de Lampedusa, cuando tras muchas peripecias creen que ya está alcanzando su paraíso soñado, la vieja Europa ahíta en su bienestar insolidario? ¿Cuándo se dirigen a ti, cuando oran, qué te dicen? ¿Qué me dices a través de su oración?

07.01

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

2 opiniones en “Naufragio”

  1. ¡Señor, sálvanos que nos hundimos!
    Pienso que me hundo, cuando no soy capaz de mirar con tus ojos Señor.
    Me hundo, ante tanta tragedia humana. Sé que me pides que haga todo lo que esté en mis manos, lo cierto es que me veo muy limitada y con rabia ante tanta miseria que no se le da la importancia que tiene.
    ¡¡Todos somos tus hijos!! Pido por la justicia y los derechos humanos.

  2. ¡Cobardes!. Eso me dice hoy Jesús, me llama cobarde ante la tormenta. Y mi cobardia es cerrar los ojos, mirar para otro lado, mirarme solo a mi y preocuparme de mi yo.
    ¡Salvanos que nos hundimos!, nos hundimos en nuestros problemas, en lo que nos parece lo peor… Salvame, Señor, de hundirme en mi egoismo, de hundirme en mi vida sin pensar en el que sufre, en el que llora, en el que le falta lo esencial. Salvame de hundirme en la indiferencia, en los miedos. Salvame de dar la espalda al hermano que me mira y me llama gritando. Salvame…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *