Morada

19 de mayo
Lunes V de Pascua

Jn 14, 21-26 Haremos morada en él

El Padre y tú en mi, por el don del Espíritu. El que me ama, y yo te amo, Señor, y quiero amarte más, guardará mi palabra, cosa que trato de hacer en el corazón y de vivir cada día, y mi Padre lo amará, sé que me amas y necesito darme, ponerme en tus manos, sin limitación, sin medida, con una confianza infinita, porque tú eres mi padre, y vendremos a él, ven ¿Señor Jesús! y haremos morada en él, tú en mí, yo en ti, para siempre.

05.19

Autor: Nano SM

Religioso Marianista, sacerdote. Actualmente trabajo en la pastoral de un colegio en Madrid, precisamente donde estudié y sentí la llamada a la vocación religiosa. Desde hace tres años escribo cada día un comentario a la Palabra de Dios, que me ayuda a encarnarla y a darla a los demás. De alguna manera participo en la misión de María, dando a Jesús, dando su Palabra.

1 opinión en “Morada”

  1. ¿Qué ha sucedido para que no encuentre morada sino en ti?
    ¿qué vi y oí aquella noche?
    ¿qué me dijiste que no olvido ni recuerdo?

    Dile al espíritu que venga, que tengo prisa, que no te entiendo
    que ilumine tus palabras
    guíe mi camino
    y acompañe tus sueños

    Dile que sin él no puedo
    aunque llene de besos las manos olvidadas
    y vende corazones malheridos

    Dile al fin, a tu Hijo y al Espíritu
    que no hay horas sin su tiempo
    ni vida sin su cortejo
    ni poesía sin sus desvelos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *